Sermones

Thursday, May 10, 2018

La Desnudez Pública


-- Por Lucy Partain

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (I Corintios 6:10-20)

Por mucho que deseo que el verano llegue para tomar un descanso de las cargas de la educación en el hogar de mis hijos, lo odio a la misma vez ya que muchos, hombres y mujeres, piensan que tienen permiso para desnudarse en público sin ninguna vergüenza. La modestia no es una cuestión de elección propia, sino más bien un mandamiento de Dios. Dios ha revelado su voluntad a través de su palabra de cómo debemos cubrir nuestros cuerpos para agradarlo y honrarlo. ¡Debemos hacer lo que Él ordena! Dios llama a los cristianos a un estándar de modestia y pureza, y debemos entender y abrazar bien este mandamiento. Significa que debemos entender el significado de la vestimenta, que nuestro propósito principal es el de guiar a otros a Cristo con nuestro buen ejemplo piadoso, que nuestro enfoque principal es el de llegar a ser cada vez más como Cristo, que debemos vivir por un nivel superior ya que Dios es santo y justo y que no podemos bajo ninguna circunstancia seguir e imitar nuestra cultura con sus dioses de moda inmoral e indecente sino mas bien ser "imitadores de Cristo". (Efesios 5:1-2).

La forma o la manera que yo cubro mi cuerpo muestra el amor y la reverencia que tengo para mi Padre en el cielo, así como el respeto y el amor que tengo hacia mi esposo, a mí misma y a mi prójimo. Los que que caminan en la luz haciendo la voluntad del Padre Celestial, no deben aceptar el estándar del mundo en cuanto a la ropa y la indecencia. ¡Debemos rechazarlo! Quien ha muerto al pecado para vivir en rectitud, justicia y santidad buscará siempre complacer y honrar al Padre y no al hombre, (I Pedro 4:4; Romanos 6:3-4). Se nos manda a no amar al mundo ni a las cosas de este mundo (los dioses de la moda y el estilo establecido por el mundo sin Dios en mente). Significa que debemos "sonrojarnos" incluso cuando uno está tentado a vestirse impíamente. Sí, deberíamos avergonzarnos de dejar que ese pensamiento capture nuestros corazones. Recuerden que todo este mundo junto con su desenfreno y pecado perecerá un día. Es sólo temporal. Pero los que obedecen haciendo la voluntad del Padre en el cielo permanecerán para siempre, (Juan 14:15). Nuestra actitud, como aquellos que profesan ser seguidores de Cristo, debe ser la de trazar una línea entre lo santo y lo profano; lo que es modesto y lo que es inmodesto.

Nuestra motivación de ser modesta debe arraigarse en el deseo de honrar y glorificar a nuestro Dios como Rey de reyes y Señor de señores. Cristo debe ser la razón suprema de todo lo que hacemos en palabra y acción. La modestia no se trata sólo de hombres. ¿Porqué? Porque la modestia no se trata sólo de ayudar a los hombres en su batalla contra la lujuria o de impedir que los hombres codicien a la mujer. Y aunque debemos animar a los hombres a mantener su pureza, tambien tenemos nuestra responsabilidad ante Dios de caminar en pureza y santidad. Significa que en lugar de preguntarnos “¿cómo me hace sentir esta ropa?” o “¿que tan lejos puedo llegar?” Debemos preguntarnos honestamente: "¿Cuán santo puedo estar ante mi Dios?" Dios debe ser la razón más importante por la que elijo vestirme casta y decentemente. De la misma manera, quiero representar a Dios bien en la forma en que me presento y me visto, y eso es ser lo mas modesta, casta y piadosa que pueda.

Como aquellos que el Señor ha llamado de la inmundicia a la justicia, debemos buscar la santidad y portarnos más conforme al ejemplo de nuestro Señor y Salvador. Nuestros cuerpos no pertenecen a nosotros sino a Dios, nuestro Creador (y con el permiso de Él, a nuestro cónyuge). Debemos vestirnos de una manera que glorifica a nuestro Creador. ¿Cómo podemos enseñar y alcanzar a los perdidos si no estamos caminando en piedad y en justicia mostrando ejemplos piadosos de nosotros mismos? Seguramente no vamos a poder ser eficaces en enseñarles las "buenas noticias", el Evangelio, si vivimos como ellos (vistiéndonos inmodestamente e indecentemente, Matt. 7:1-5). ¡Nuestra influencia será destruida! Hace algunos años, una mujer que posaba de manera sensual y provocativa era mirada con vergüenza por otras mujeres. Las mujeres que hacían alarde de sus cuerpos desnudos, para llamar la atención de los hombres hacia ellas, eran consideradas una gran desgracia. Nuestra cultura ha perdido realmente la vergüenza, el valor, la dignidad y el respeto que la modestia da. Tengo miedo de decirlo, pero en la cultura de hoy nuestras mujeres parecen estar tratando de imitar a la mujer de Proverbios 7:10, “Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, con atavío de ramera y astuta de corazón.”

Algunos piensan que los estándares de modestia son diferentes para los hombres y las mujeres; que los hombres están excluidos de la obligación de cubrir su desnudez o salirse con la suya; usando ropa más reveladora que las mujeres. Afirman que las mujeres no suelen tener el problema de la lujuria que tienen los hombres, (Mateo 5:28). Y aunque es cierto que los hombres luchan más con la lujuria que las mujeres, no es verdad que las mujeres no tengan pensamientos impuros. Los principios bíblicos de la modestia se aplican tanto a hombres como a mujeres, aunque se enfoca en las mujeres en 1 Timoteo 2:9. En 1 Timoteo, el Señor mando que las mujeres debían adornarse con ropas modestas, es decir, con decoro y moderación. También implica que deben comportarse en lo externo como en el corazón, conforme al modelo y el espíritu de Cristo. Obviamente el mundo acepta toda forma de impiedad, especialmente cuando se trata de la ropa que llevamos o de cómo debemos cubrir nuestros cuerpos. Por cierto, estoy hablando a hombres y a mujeres. No es extraño para los mundanos e impíos (especialmente aquellos que no son cristianos) llevar pantalones cortos de mezclilla, shorts, “halter-tops”, blusas con tirantes, camisetas sin mangas, trajes de baño, blusas de corte bajo o escotadas, vestidos transparentes, ropa apretada y otras formas indecentes de ropa reveladora. Pero para nosotros los cristianos, ¿no es una vergüenza correr como los paganos y los incrédulos? ¿vestirse de manera inmodesta y seductora usando ropas tan impías? ¡¡¡Por favor!!!

Por lo tanto, cuando un hombre muestra su pecho desnudo en público, no glorifica y honra a Dios. Él está atrayendo la atención innecesaria hacia sí mismo por su falta de ropa. No está demostrando humildad, pureza y santidad. Los hombres deben mantener sus pechos cubiertos y evitar el uso de shorts en público (no importa si va a nadar, correr, trabajar en el patio o afuera, etc.). Los pantalones deben ir desde la cintura hasta el fondo de las rodillas (Éxodo 28:42). Nuestro objetivo debe ser el de agradar a Dios. ¡Así de simple!

De la misma manera, cuando una mujer muestra sus muslos (porque ella lleva faldas cortas o vestidos cortos, trajes de baño, y pantalones cortos), o su pecho en público (en parte con la blusa escotada o desabotonada), ella no está honrando y glorificando a Dios tampoco. Una vez más, ella está atrayendo la atención innecesaria por su falta de ropa. Los muslos y el pecho pueden estar expuestos sólo cuando se sientan o se mueven de cierta manera, pero están mostrando su desnudez. La moda es mostrar la ropa interior, los sostenes o incluso ropa interior, aunque sólo sea por un momento. ¡Es una burla provocativa! Ella no está exhibiendo humildad, pureza, piedad y santidad. Ay qué vergüenza, y qué triste es ver a muchos cristianos mezclarse tan bien con el mundo ya que no toman una posición hacia lo que es justo y santo. ¡No se oponen a los caminos del pecado, reflejados a causa de la vestimenta inmodesta que usan o aprueban en otros! La pregunta es: ¿pueden los demás ver la diferencia entre su vida como seguidor de Cristo y la vida de aquellos que no son cristianos? Entonces ¡si el mundo les ama, debe ser uno de ellos! La mayoría de las mujeres hoy en día utilizan su belleza con el fin de atraer a los hombres. Pero no nos olvidemos, que nuestro encanto es un don de Dios cuyo propósito es de encantar o atraer a un solo hombre, nuestro esposo. Cuando una mujer de cualquier edad se viste inmodestamente, ella está provocando a los hombres a la lujuria hacia ella, hombres que no son su marido. ¿Sabe que cuando usted hace esto, usted usa el encanto dado por Dios de una manera impía?

Recordemos siempre que para los cristianos, nuestros cuerpos son más que sólo la hermosa obra, o sea la obra de arte de Dios. Son el templo de Dios donde habita el Espíritu Santo, (1 Cor. 6:19-21). Como padres, debemos esmerarnos y luchar donde sea necesario y enseñar a nuestros hijos los principios de la rectitud y castidad. Seamos sabios y no necios y aprendamos de los principios de los viejos que fueron escritos para nuestro aprendizaje, (Romanos 15:4). Vamos a cubrirnos adecuadamente y modestamente en público sin importar cuál sea nuestro género. Nosotros como padres debemos enseñar a nuestros hijos, niños o niñas, sobre la modestia y la castidad. No debemos conformarnos a los estándares mundanos sino a los estándares santos, como santos que profesan la piedad. No nos dejar seducir por los mensajes engañosos de nuestra cultura. Nuestra cultura exige que luzcamos o hagamos alarde de lo que tenemos. Cambiemos nuestro corazón mundano y pecaminoso por uno puro, pidiéndole a Dios y suplicando por su ayuda. Mujeres no usemos nuestra belleza para seducir a los hombres. Usemos nuestra belleza y modestia como instrumentos de justicia. Debemos ser ejemplos de castidad, pureza, piedad y santidad en nuestra conducta hacia nuestros hijos, la iglesia y los del mundo. La manera en la que hablamos, actuamos y nos vestimos dara honor o deshonra a nuestro Padre celestial. ¡Nuestros cuerpos pertenecen a Dios, y deben ser usados para la honra de Dios! (1 Thess. 4:4). Por lo tanto, respetemos nuestros cuerpos, ya que son el templo de Dios.
Que nuestro Señor nos ayude a aceptar los límites de la modestia, la piedad y la santidad en nuestra vida diaria. Que Dios nos ayude a comprometernos a seguir los estándares de la justicia de Dios y no los del mundo, y que siempre nos esforcemos hacer la voluntad de Dios en todo.

Luci

Friday, May 4, 2018

4/18/2018
La Incredulidad es Inhumana-no es Humanismo, sino "Inhumanismo"

En las escuelas públicas, las universidades, los tribunales, los reportajes noticiosos, la televisión y el cine, el mensaje de la incredulidad está redactado en el lenguaje de la "humanidad" filosófica. Es una religión antigua, pero la Biblia la suprimió con éxito durante muchos siglos. En el último siglo, las nuevas formas han sido muy exitosas en casi silenciar la voz de Dios entre nosotros. La mayoría de la gente piensa que el humanismo es simplemente un movimiento filantrópico destinado a mejorar la suerte de la humanidad. Sin embargo, cada expresión del humanismo ha sido probada como una mentira. Es inhumano lo que ha hecho a los humanos en todo el mundo. Cada inquilino popular de esta forma de incredulidad, cada causa que defienden que pretende beneficiarse ha tenido consecuencias desastrosas para la humanidad. Desafortunadamente, el disfraz ha sido tan efectivo, que la mayoría de los cristianos han sido influenciados más de lo que ellos saben. Pensemos en diez ejemplos de las enseñanzas de la religión que se llama humanismo.

1. Abogan por la “Planificación de la Familia” para el bien general de todos los seres humanos, así como el bien específico de las familias individuales. El término "Planificación Familiar" es un término propagandístico para la "anticoncepción", esto es, contra la concepción: las medidas tomadas para prevenir la concepción. Al separar la concepción de las relaciones matrimoniales, hemos generado una explosión de adulterio, fornicación e inmoralidad diseñada para promover comportamientos ilícitos. Durante 2000 años, el matrimonio se consideró una relación que hace provisión para la concepción y el cuidado de los niños que se conciben. Hombres y mujeres procrean otros seres humanos y la raza de los humanos tiene un futuro a través de su progenie.
En los últimos años, nuestros científicos han desarrollado medicamentos que alteran la biología normal de las mujeres para prevenir la concepción que de otro modo resultaría de la intimidad marital o no marital. Estos medicamentos tienen una historia de décadas de cáncer, coágulos sanguíneos y enfermedades cardíacas que han matado a muchas mujeres, que son seres humanos. Continúan desarrollando nuevos medicamentos menos peligrosos, pero se esconden de nosotros las posibilidades del peligro de los efectos a largo plazo de tal alteración prolongada de la biología natural de las mujeres. Los científicos también han desarrollado dispositivos que han causado daño interno a los humanos innumerables, todos para el propósito de prevenir los nacimientos de más humanos. Nos comunican que el peligro de crear a personas nuevas es más serio que el peligro de otros ataques contra la humanidad. Implica que la presencia de seres humanos es maligna. La filosofía de humanismo no es humana.

2. Abogan por el aborto, que es el asesinato de los seres humanos que aún no han nacido. Algunos incluso abogan por el infanticidio o el aborto por “parto parcial.” Esa práctica ciertamente no es pro- humana. A millones de humanos no se les permite vivir o caminar por la tierra, sólo porque otros humanos no quieren CUIDAR A ELLOS durante los años tempranos de la vida. Someto a ustedes que es inhumano. No es humano.

3. Abogan a favor de que las mujeres cuiden menos a sus hijos, para que puedan dejar sus cuidados a otros. Como consecuencia, el bienestar de estos seres humanos, en un momento muy vulnerable en sus vidas, son expuestos a la negligencia y abuso de otros humanos. Se alienta a las mujeres a no dedicarse al cuidado de sus propios hijos, a pesar de sus instintos naturales que las equipan para el éxito y la supervivencia de la próxima generación de humanos. Eso es inhumano, no pro-humano.

4. Abogan por la "igualdad" para las mujeres, que es una mentira disfrazada que insulta y desentiende el trabajo de las mujeres en el hogar y la familia que proporciona el cuidado personal para la generación siguiente de seres humanos, así como los enfermos, los heridos, y los seres humanos ancianos. El cuidado de tales seres humanos se considera de menos valor o importancia que la obra de comercio o capitalismo que adquiere más riqueza material. Si la mujer está casada y está criando a una familia, ella no debe depender de su esposo para proveer para ella y la familia. Ella está obligada a trabajar también en algún campo de remuneración, comercio, o capitalismo que gana los recursos materiales necesarios para lograr las metas de la familia. Al desalentar el cuidado que las mujeres proveen a sus esposos y a sus hijos, los seres humanos son menos sanos, menos felices, y más propensos a las costumbres "anti-sociales" del comportamiento. Es inhumano. No es humano. No sirve a la mejora de los seres humanos.

5. Los humanistas abogan por el comportamiento inmoral, como el adulterio, la fornicación heterosexual y la fornicación homosexual, mientras se oponen al matrimonio y la fidelidad. Es que abogan por el sexo no procreativo, sexo recreacional que sin embargo a veces concibe a los niños.
                A. La inmoralidad destruye la capacidad humana de confiar, amar y ser afectuoso y compasivo con otros seres humanos. Deshumaniza los lazos sociales que el matrimonio crea y reduce la calidad de vida de todos los seres humanos involucrados, así como a sus hijos.
                B. La inmoralidad infecta a los humanos con enfermedades venéreas graves, a pesar de todas las precauciones. Enfermedades como la sífilis, la gonorrea, el SIDA, el VIH, el VPH y la clamidia. Muchos seres humanos sufren y mueren de estas infecciones. Es inhumano, no es pro-humano.
                C. Los niños concebidos sin padres casados corren un mayor riesgo de ser abusados y de llegar a ser abusadores de otros seres humanos. El matrimonio es principalmente diseñado por Dios para la protección, el cuidado y la instrucción de los niños.

6. Los humanistas abogan por el asesinato de seres humanos inocentes por el "bien mayor". Esto es, para promover los objetivos de los "humanistas de élite". Abogan por objetivos utópicos que nunca se logran. Las naciones que han seguido este camino durante el último siglo han sido ejemplos de tiranía, genocidio y esclavitud. Millones de humanos han muerto a causa directa de la experiencia humanista del socialismo, el comunismo y el nazismo. Todos los asesinatos de inocentes son dañinos para los humanos, tanto individualmente como colectivamente. Es inhumano, no humano.

7. Los humanistas abogan por el robo de la propiedad privada, por el "bien común". Abogan por la tributación confiscatoria que debilita la capacidad de los hombres casados para proveer a sus esposas e hijos. Destruyen pequeñas granjas familiares y empresas y les obligan a tener familias más pequeñas a través de la anticoncepción y el aborto. Por diseño, las familias están rotas y el cuidado de seres humanos se degrada y la calidad de la vida para los seres humanos se degrada. Es inhumano, no pro humano.

8. Los humanistas abogan por la temprana jubilación del empleo remunerado causando que algunos hombres mueran antes de tiempo. Que es perjudicial para los humanos. Es inhumano.

9. Los humanistas abogan por la eutanasia que fomenta el suicidio de los seres humanos. Eso es inhumano.

10. Los humanistas abogan contra la creencia en la Biblia que será la ley del juicio usada por nuestro Creador. Los seres humanos serán condenados por la eternidad por no saber vivir de acuerdo a la voluntad de Dios. Y, sin embargo, el Hijo de Dios fue enviado a la tierra para morir por nosotros, para que pudiéramos ser perdonados de nuestros pecados y vivir una vida que es buena para nosotros, para nuestras familias, y buena para los humanos. Es inhumano rechazar la Biblia.

Saturday, March 31, 2018

La Verdadera Religión de la Paz




Jesús lloró sobre la ciudad de Jerusalén, diciendo: "Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos."  (Lucas 19:42)  Nació el "Príncipe de la paz", pero su mensaje enseñando las cosas que hacen la paz fue ignorado en su mayor parte. Por lo tanto, dentro de cuarenta años, la ciudad y su templo sagrado fueron nivelados a la tierra. Jesús enseñó que debemos considerar las necesidades y los deseos de los demás tan rápido como pensamos en nuestras propias. (Mateo 7:12) Enseñó que debemos ser mansos y humildes de corazón, misericordiosos. Él demanda que tengamos el hambre de justicia y que seamos limpios de corazón. Los verdaderos hijos de Dios son pacificadores. Enseñó que debemos amar a nuestros enemigos, orar por ellos y hacer el bien a ellos. No toleraría llamar a otra persona nombres feos como por ejemplo” tonto” o “necio”. Para todas las maneras por las cuales los hombres provocan el odio, la ira y la hostilidad, Jesús nos ha mostrado la manera de superarlas para que tengamos paz. (Romanos 12:9-21) "Vencer el mal con el bien".
¿Sabe usted lo que conduce a la paz?

 1. No puede haber paz hasta que uno se entera de la "regla de oro" y decide hacer el bien al prójimo, aunque sea extranjero, incluso a los extranjeros hóstiles. En las lenguas antiguas de los indios norte-americanos, la palabra "extranjero" era un sinónimo para el "enemigo". En la griega antigua, los ciudadanos de las ciudades vecinas fueron generalmente enemigos. Entre las innumerables sectas y tribus de las naciones islámicas, más pronto cortan las gargantas de los musulmanes de otras tribus que cualquier otro de los no-musulmanes. El canibalismo se ha practicado abiertamente por siglos en Nueva Zelanda, África, Sudamérica y aún los indígenas de Tejas. Jesús enseñó el evangelismo que nos manda a rescatar a los extranjeros de los estragos del pecado.
2. No puede haber paz sin la misericordia y humildad. Muchos pelean porque alguien les provoca. Puede ser un lapso moral o sea una falta de consideración que insulta o les hiere. No puede haber paz sin el perdón misericordioso. No puede haber paz si no tenemos dominio propio y humildad cuando otros nos provocan. Los sentimientos de dolor, miedo, preocupación y enojo nos lanzan en conflicto. Al mismo tiempo la fe, la confianza y la amabilidad nos elevan al mundo sublime de la paz.
3. No puede haber paz sin pureza de corazón. La integridad del matrimonio depende de la lealtad y la confianza. Pero la confianza es destruida por la inmoralidad y el deseo errante. La ira se inflama junto con recelo y sospecha, más aún cuando hay adulterio. A veces es sólo el conocimiento de indiscreciones pasadas que de repente se lanzan al presente. Ahora considere todo el enojo y discordia entre los hijos de hogares rotos, rotos por la falta de pureza de corazón. Los niños sin padres (padres presentes) crecen enojados y amargos, abandonados por sus padres y abandonados por sus madres solteras que deben salir de la casa para trabajar y sostener a sus hijos. Ellos ambulan por las calles en pandillas, ligados por un juramento para luchar contra otras pandillas que violan su territorio. Nacieron en impureza y se criaron en impureza. Se juntan como perros. Engendran enfermedad, amargura y hostilidad dondequiera que vayan.
Jesús sabe lo que conduce a la paz. Busque al Señor.